Ciática

Ciática o Lumbociatica es el dolor neurítico que se refleja a los miembros inferiores, una de cuyas causas es la hernia discal.

Hernia Discal Lumbar.

Guía de información al paciente que presenta éste problema.

¿Qué es la Hernia de disco?

La hernia discal consiste en la movilización o desplazamiento anómalo o patológico de una parte del disco intervertebral llamado núcleo pulposo, que emigra hacia las raíces nerviosas del nervio ciático produciendo el dolor que conocemos como “ciática”.
Cuando este dolor se irradia desde la columna hacia una o ambas piernas se denomina lumbociática. La lumbociática es un cuadro de dolor que comienza en la región baja de la columna lumbar y se desplaza hacia la zona glútea propagándose por el muslo y pierna, pudiendo llegar hasta el pie, siguiendo el trayecto del nervio ciático y sus ramificaciones.
Se produce generalmente por compresión e irritación de algunas de las raíces del nervio ciático cuando estas salen de la columna vertebral. La lumbociática y la hernia discal son un proceso frecuente en las consultas médicas.
Puede darse a cualquier edad aunque es más infrecuente en la década de los 20 a los 30 años, aumentando a partir de los 40 y hasta los 60. A partir de esa edad, generalmente se combina con alteraciones degenerativas del disco produciendo la discoartrosis.

Anatomía simple de la Columna Vertebral y Disco Intervertebral

La columna vertebral es un tallo óseo que constituye el eje del tronco y sostiene el cráneo. Está formada por 33 vértebras unidas entre sí por ligamentos y por los discos intervertebrales. Desde arriba hacia abajo se denominan: columna cervical, columna dorsal, columna lumbar, sacro y coxis.
Las vértebras presentan en su interior un canal óseo dentro del cual se encuentra la médula espinal. De esta última nacen las raíces nerviosas que en el caso de la columna lumbar están formadas por cinco pares de raíces nerviosas cuya unión forman los troncos nerviosos ciático y crural.
La columna lumbar está formada por cinco vértebras que descansan sobre el sacro.
Las vértebras están separadas entre sí por unos elementos que permiten la movilidad de las mismas llamados discos intervertebrales. Cada disco se compone de una zona central llamada núcleo pulposo, rodeada y abrazada por una estructura muy consistente y elástica que se llama el anillo fibroso.
El núcleo pulposo es como una gota de aceite muy consistente que se encuentra colocado a presión en el centro del disco, que tiene capacidad de adaptación y deformación y que recoge las presiones del cuerpo en sus distintas posiciones.
El conjunto tiene una alta composición de agua, por lo que su deshidratación progresiva produce debilitación y deshilachamiento de las fibras del anillo fibroso, y la movilización, emigración y desplazamiento del núcleo pulposo a presión hacia estas fisuras (así se produce la hernia).
El núcleo pulposo se moviliza hacia atrás y hacia fuera empujando al cono terminal de la médula espinal o a las raíces nerviosas del nervio ciático a las cuales comprime y produce el dolor que conocemos como ciática. La hernia de disco intervertebral es la causa más frecuente de lumbociática, aunque no la única.
Existen otras posibilidades de ciática no discogénica debido a malformaciones congénitas, fracturas, procesos tumorales o infecciosos y en muchos casos a la discoartrosis vertebral. Las hernias de disco se localizan con mayor frecuencia en aquellas zonas de la columna que soportan mayor peso y están más comprimidas, que son las que existen entre las dos últimas vértebras lumbares L4-L5 y L5-S1 que se sitúa sobre el sacro.

¿Qué síntomas produce la Hernia de disco?

El dolor ciático clásico producido por una hernia de disco suele comenzar bruscamente. Sus síntomas reflejan la irritación y la tensión de una de las raíces del nervio ciático. El dolor suele comenzar en la zona lumbar baja irradiándose a zona glútea siendo conocido como ciática corta.
Cuando el dolor se prolonga por el muslo, zona anterior o posterior y pierna hasta el pie, se denomina lumbociática larga. Dependiendo de la raíz nerviosa afectada y comprimida por la hernia, así será la localización de la zona dolorosa en el muslo, pierna o pie. El dolor ciático habitualmente empeora con la tos, el estornudo o la defecación. Suele acompañarse de sensación de hormigueo o disminución de sensibilidad en algunas zonas de la piel de muslo, pierna y pie. Cuando la compresión es más profunda, pueden aparecer alteraciones motoras como disminución de la pérdida de fuerza, disminución del volumen muscular y disminución o pérdida de los reflejos.

Tengo un dolor Ciático: ¿Qué debo hacer?

En primer lugar reposar boca arriba en lecho duro poniendo una almohada transversal debajo de los muslos para mantener estos en flexión y obtener la máxima relajación. En segundo lugar deberá usted solicitar hora a LA CLÍNICA DOCTOR DE LA CERDA, dónde existe una unidad integral de neuro-ortopedia altamente especializada para el tratamiento de su problema.

¿Cómo se diagnostica la Hernia discal?

Después de llevar a cabo un estudio detallado del paciente y de su historia clínica, el Dr. De la Cerda puede llegar a establecer con un alto grado de certeza el diagnóstico del nivel en que se está produciendo la compresión de la raíz nerviosa por el disco herniado. Será necesario conocer las características del dolor, la localización del mismo, la irradiación por muslo, pierna y pie, la distribución en los dedos del pie, las alteraciones de la temperatura, y el grado de discapacidad que esta situación le produce.
Durante su estudio se le practicarán maniobras exploratorias, como andar de puntillas y talones y usted contestará a las preguntas sobre las zonas dónde el dolor o el hormigueo son mayores. En algunas ocasiones puede ser necesario llevar a cabo un electromiograma que permitirá estudiar el nivel y la afectación de la raíz nerviosa comprimida.

Pruebas de imagen

Se le harán estudios radiológicos con radiología simple y en ocasiones Scanner o resonancia nuclear magnética para determinar con exactitud el volumen de la hernia, del cual depende su tratamiento.

Posibilidades de tratamiento de la Hernia Discal Lumbar

1.- Conservador

El tratamiento inicial de estos pacientes en su mayoría debe hacerse inicialmente con medidas de reposo, faja elástica lumbar, analgésicos, anti-inflamatorios, relajantes musculares, calor local, pudiendo complementarse con medidas de rehabilitación a base de termoterapia, electroterapia y consejos higiénicos y posturales.

2.- Inyecciones epidurales de analgésicos y corticoides

Se utilizan para hacer desaparecer el dolor aunque no influyen sobre la hernia discal.

3.- Quimionucleolisis

Esta técnica está en desuso. Se utilizó durante muchos años consistiendo en la inyección de una sustancia llamada quimiopapaina que a largo plazo producía artrosis en la zona de la hernia discal.

4.- Ozonoterapia

Consiste en la inyección intra discal de ozono (consulte el apartado de información especial de ozono).

5.- Nucleoplastia

La nucleoplastia es un tratamiento innovador para combatir el dolor lumbar y reducir la presión de la hernia discal sobre las raíces nerviosas.
La nucleoplastia es una técnica sencilla que se puede aplicar en las fases iniciales de las hernias y que en un 89% de los casos disminuye el volumen de la hernia consiguiéndose el alivio o desaparición del dolor.
No condiciona ningún otro tipo de tratamiento. (consulte el apartado de información especial de nucleoplastia).

6.- Rizolisis

Consiste en la denervación de las articulaciones interapofisarias con radiofrecuencia lo que produce una desaparición del dolor a este nivel.

7.- Microcirugía

Consiste en extraer la parte del disco herniado por técnicas con microscopio.
Generalmente al cabo de dos o tres años se ha comprobado que se puede producir una nueva hernia discal y en cualquier caso una evolución hacia la discoartrosis.

8.- Técnica C.A.M.

Microdiscectomía asistida por radiofrecuencia (ver información especial de radiofrecuencia).

9.- Microcirugía con colocaciones de prótesis discales

Esta técnica combina la microcirugía con la colocación de cilindros intersomáticos entre las dos vértebras afectadas por la hernia siendo hoy día una técnica de elección.
Resuelve definitivamente el problema de la hernia discal y de la discoartrosis en el nivel afectado.

10.- Microcirugia con colocación de espaciador interespinoso

La hernia discal puede producir una inestabilidad segmentaria de nivel con una estenosis de canal y de foramen en estos casos indicamos la colocación de un espaciador interespinoso tipo Promise que disminuye la sobrecarga sobre el disco, anillo y facetas aumentando el canal espinal y la apertura del foramen además de producir una estabilidad del nivel afectado.

11.- Instrumentación vertebral

Se utiliza cuando existen varias hernias discales y sobre todo, cuando existe discoartrosis, es decir degeneración del lecho discal. También cuando la hernia se combina con problemas como la espondilolisis o espondilolistesis.
Consiste en la colocación de un instrumental quirúrgico para fijar definitivamente la zona afectada, que produce cuando está bien indicada, una solución definitiva. También se utiliza en casos fracasados por otras técnicas.
Con la utilización cuidadosamente indicada de estas técnicas quirúrgicas en cada caso particular, el problema del dolor de columna ha cambiado totalmente existiendo un altísimo porcentaje de pacientes que resuelven definitivamente el problema de su dolor y su discapacidad.

En LA CLÍNICA DOCTOR DE LA CERDA venimos efectuando estas técnicas de alta cirugía siempre que estén correctamente indicadas y en función de las necesidades del paciente.