Ozonoterapia

Oxígeno-Ozonoterapia en el tratamiento de las lesiones de columna.

¿Qué es el ozono?

El ozono (03) es una forma alotrópica del oxígeno (02), localizado en la estratosfera, que protege a la tierra del exceso de radiación ultravioleta proveniente del sol. El ozono es un tipo de super-oxígeno que presenta propiedades particulares y diferentes del elemento químico del que procede.

¿Qué es la oxígeno-ozonoterapia?

Consiste en la utilización aplicada a la medicina de una concentración de 02-03 previamente estudiada y equilibrada, no tóxica, que produce efectos beneficiosos en el organismo humano. Utilizado en las dosis adecuadas (1-40 μg/ml. de 02) no presenta efectos secundarios y se ha utilizado con fines terapéuticos desde principios del siglo XX.
La ozonoterapia está ampliamente difundida en Alemania (1988), Italia (1983) y Suiza. Se han tratado miles de pacientes con esta técnica en muy diversas patologías.
Dermatitis, arteriopatias periféricas, insuficiencia venosa, hepatitis, E. De Crohn, cefaléas, úlceras diabéticas y muchas otras enfermedades se tratan con oxígeno-ozonoterapia, pero una de las aplicaciones mas importantes es en la patología del aparato locomotor y en el tratamiento de las hernias de disco, y de la artrosis en general.

Fundamentos bioquímicos del ozono

El ozono es un poderoso oxidante. Induce la formación de enzimas antioxidantes como la superóxido-dismutasa, catalasa y glutation peroxidasa.
El ozono inyectado dentro del disco herniado (discolisis) acelera la degradación de los proteoglicanos en el núcleo pulposo degenerado, produciendo la reabsorción y la reducción del material herniado responsable de la compresión de la raíz nerviosa. La herniación del núcleo pulposo, produce una reacción química e inmunológica irritando a la rama nerviosa que presenta una reacción inflamatoria.
El dolor se produce por la presencia de metabolitos ácidos, procedentes del proceso degenerativo dentro del disco y por isquemia de la raíz nerviosa, éxtasis venoso y falta de 02, además de la compresión mecánica.
En el ciclo de la inflamación de la raíz nerviosa que produce el dolor, existen unos componentes químicos, cuyo aumento o disminución influyen decisivamente en los sintomas clínicos.
En las hernias discales se han demostrado niveles altos de la A2 fosfolipasa.
Por otra parte la A2 fosfolipasa aumenta la producción de ácido araquidónico, prostaglandinas y cytokinas responsables de la inflamación y el dolor. El ozono inhibe la síntesis del ácido araquidónico y de las prostaglandinas y aumenta la producción de los antagonistas de las cytokinas, siendo su efecto decisivo en la rotura del arco de producción de la inflamación y consecuentemente del dolor.

Por los mecanismos bioquímicos descritos, el ozono activa la defensa antioxidante y neutraliza la acidosis que crea el dolor, aumentando la síntesis de ATP, la captación de Ca2 y la reabsorción del edema. La analgesia producida permite la relajación muscular y la vasodilatación incitando la reactivación del metabolismo muscular y la oxidación del lactato.
El ozono no es peligroso para los tejidos normales circundantes. No hay problemas en hacer la discolisis en discos extruidos o emigrados. En casos de discos contenidos es mejor hacer nucleoplastia por radiofrecuencia y en los espacios vacíos intradiscales inyectar el ozono.
La mayor parte de los pacientes evitan la cirugía abierta convencional, puesto que el ozono soluciona el proceso y aquellas hernias que necesitan cirugía se pueden operar, ya que el ozono no representa ningún problema.